Bienvenido Septiembre


¿Te gustaría trabajar en Taca Taca?

Si te interesa sumarte a nuestro equipo, enviá un mail con tu currículum y pretensiones acá: Enviar CV

Taca Taca Cosas para Mamás

Ya estamos en el nuevo local pensado exclusivamente para la madre con el bebé en camino. Indumentaria, lencería maternal, almohadas de relax, bolsitas de dormir, catres, bolsos y muchas cosas muy originales.
Click en la imagen para ver mas fotos...




Leyenda de Isondú



Isondú fue el hombre más hermoso entre todos los guaraníes. El más alto, el más fuerte, el más hábil. Había que verlo disparando una flecha, remando en la canoa, bailando en las ceremonias de los payés (médico hechicero).
Cuando era chico, no había madre en su tevy (familia extensa de los guaraníes que configuraba una unidad social y ocupaba una única gran vivienda) que, al verlo reírse, no le hiciera una caricia y, cuando le llegó la hora del tembetá (amuleto guaraní que llevaban los hombres adultos. Consistía en un palito en forma de T que atravesaba el mentón) ya había muchas indiecitas que querían casarse con él. A todas les gustaban sus manos diestras, su mirada penetrante y su perfume a madera.
Junto con el amor que despertó en tantas muchachas, se despertó también la envidia de los hombres. Los que habían jugado con él sobre las hojas de palmera y más tarde en los claros o en el río ahora le tenían rabia. Por eso prepararon la emboscada.
A Isondú lo esperaron un atardecer. Temprano habían cavado el pozo en el camino y lo habían disimulado bien: ya se sabe que los guaraníes eran especialistas en cazar con trampas, y esta ya estaba lista. Después se sentaron a esperar, y a tomarse la chicha de maíz que habían llevado.
Isondú volvía de la aldea vecina, donde tenía parientes. Venía solo, pensando en una chica que había conocido allí, la única muchacha que estaba seguro de poder querer. Sin duda pronto se casaría con ella, ya se la imaginaba junto a él, con el cuerpo adornado con pinturas y una flor - la orquídea más hermosa que él pudiera encontrar - en su largo pelo negro. Contento y cansado iba por los caminos de la selva, espantándose los mosquitos de tanto en tanto. A él, tan grande y fuerte, se lo veía pqueño al lado de los árboles inmensos.
Cuando faltaba poco para llegar a su aldea, empezó a escuchar las risas y los gritos de sus enemigos. Pero no se inquietó, porque era joven, no le tenía miedo a nada y había sido siempre demasiado dichoso como para suponer que se acercaba la desgracia. Cuando escucharon sus pasos, los otros se quedaron callados. De pronto, Isondú tropezó entre unas lianas y cayó en el pozo.
Los otros salieron enseguida de sus escondites y empezaron a reírse y a burlarse de él:
- ¡Isondú! ¡Isondú! ¡Te cazamos como a un tapir!
- A ver, ¿de qué te sirve ahora ser tan valiente?
- ¡Isondú! ¡Ahí va un anzuelo para que muerdas! ¿O querés que llamemos a tu mamita para que te salve?
Y mientras tanto le tiraban palitos, frutos y unas bolitas de arcilla dura con las que cazaban ratones y los pájaros.
Isondú les gritaba:
- Pero, ¿qué hacen? ¿qué les pasa? ¿qué les hice yo, cobardes? - Y desde abajo les devolvía los proyectiles.
Uno de los agresores le contestó:
j- Ya vas a ver si somos cobardes. - Y agarró su maza y le pegó a Isondú en un hombro, en la cabeza, en la espalda... Los demás se envalentonaron y entre insultos hicieron lo propio: el cuerpo de Isondú se fue llenando de cardenales y de sangre, y allí quedó, acallado, caído sobre un costado en el fondo del pozo.
En la selva era casi de noche. Los asesinos seguían en el borde de la trampa, paralizados por el miedo. De pronto vieron confusamente que Isondú se movía, que su cuerpo tomaba de a poco la forma de un insecto y que en el lugar de cada herida se encendía una lucecita. Isondú agitó sus alas y salió volando: ya estaba libre.
Un momento después centenares de Isondúes se dispersaban en la selva, debajo del techo que forman allí los árboles, los helechos y las lianas, iluminando intermitentemente la noche guaraní. Muchos de estos insectos traspusieron los ríos, dejaron atrás la selva y se perdieron en el campo. En la Argentina, algunos le siguen diciendo "isondúes", otros los llaman "bichos de luz, otros "tuquitos" y otros luciérnagas. En misiones las conocemos como Taca Taca. En las noches más oscuras vuelan a nuestro alrededor, y, cuando creemos que se han ido, se encienden otra vez unos metros más allá, como estrellas terrenales.
Fuente: http://www.folkloredelnorte.com.ar/leyendas/luciernaga.htm

Lista de regalos

Si tu bebé está por nacer, acercate y armamos una lista de regalos para el nacimiento. Si ya está con vos y querés festejarle el cumpleaños, armamos una lista de regalos para que elijas lo mejor. Ademas ganate descuentos en tus compras para la ocasión.

Ciudadela - Línea escolar

La calidad y resistencia de los productos de la tradicional marca Ciudadela, están en los locales de Taca Taca. Ya tenemos la linea escolar completa de medias Ciudadela a los mejores precios.

Accesorios para lactancia

Incorporamos una completa linea de lencería y acesorios para lactancia, fajas pre y post parto, prendas descartables y mucho mas.

Línea Descubriendo - Bubba y sus amigos

Vení a conocer a Bubba y sus amigos tenemos toda la línea de DVD´s, CD´s, Libros y Títeres de Primeros Pasos. Divertite descubriendo el mundo de Bubba y sus amigos en cualquiera de nuestros locales. Ya llegaron las mochilas!!!

Diseño Urbano

De Palermo Soho a Misiones. Lucí tu embarazo con las modernas prendas de Diseño Urbano. Pasá por alguno de los locales, elegí tu look y aprovechá los descuentos especiales y los planes de pago con tarjetas de crédito. Promo verano, con la compra de un pantalón de Diseño Urbano llevate la parte de arriba con un 10% de descuento.

Una jornada de color y alegría

El Domingo 5 de octubre los niños colmaron el salón cultural del Parque Vortisch y disfrutaron del espectáculo de Joselo, Pochosky y sus amigos...

Después se realizó la elección de Miss Pimpollo, Pimpollito, Príncipe y Principito de la fiesta.
Gracias a todos por participar de este magnífico evento en esta tarde inolvidable.

Las fotos del álbum son cortesía de Joselo Schuap y Lot Rostan. Quien desee copias impresas puede pasar por uno de los locales, mandarnos un mail o contactarse con Lot.

Mundo Azul de Joselo Schuap en Montecarlo

El domingo 05 de Octubre, en el marco de la Fiesta Nacional de la Orquídea y Provincial de la Flor (www.fiestadelaorquidea.com) , Taca Taca te invita en exclusiva a participar de la presentación de Mundo Azul, la obra de Joselo Schuap en defensa del agua y del ambiente (www.joselodemisiones.com.ar) .
Pronto habrá más información disponible.
Para no perderte este show agendate esto: Domingo 05 de Octubre en el Parque Vortisch, Mundo Azul de Joselo Schuapp.
Si querés participar de la elección mandanos un mail con tus datos, acercate a alguno de los locales, o llamá al 03751 - 480577 / 424637 / 480404 / 422813.

Portabebés Kangurito

Te ofrecemos en exclusiva los portabebés de Kangurito, la manera mas natural de tener a tu bebé con vos siempre...

Dichos sobre luciérnagas

Una luciérnaga no alumbra todo su camino, pero todas las luciérnagas estrellan una noche.

Como un tácito acuerdo, cuando unas luciérnagas se encienden las otras se apagan. Cuando se apaga un pensamiento se enciende el otro para que no te quedes a oscuras.

El sapo se traga la luciérnaga pero no queda iluminado. Los pensamientos del sabio se apagan en el buche del tonto.

Los pensamientos son como las luciérnagas, mientras vuelan en libertad iluminan toda la noche, si las aprisionas se apagan.

La luciérnaga que prende su luz se arriesga a ser descubierta y devorada por sus enemigos; así le sucede al hombre que se anima a decir en voz alta su propio pensamiento.

Cuando es de día las luciérnagas duermen apagadas; El hombre sabio calla lo que piensa cuando es inútil decirlo.

Si todos los animales noctámbulos iluminaran como la luciérnaga, se acabarían las noches. Si todos los hombres iluminaran con su propia luz, viviríamos con menos oscuridad.

Hay hombres que son como las luciérnagas: iluminan con su propia luz, intermitente y pequeña; y hay hombres que son como la luna: brillan con luz fuerte y constante pero ajena.

No desprecies la luz de la luciérnaga porque es un insecto pequeño; ni dejes de valorar lo que piensa un hombre, porque no tiene títulos ni dinero.

Anímate a ser como la luciérnaga, y descubrirás que en tu vida hay un poco de luz para iluminar a los otros.
Se ha producido un error en este gadget.

Mandanos un mail

¿Queres trabajar con nosotros?

Otoño

Si gorjeás, gateás, andás
si corrés, pateás, trepás
¡andá con mamá a Taca Taca!
hay que ver lo que encontrás
para bebés, nenas y nenes
ropa cómoda y copada
de colores cautivantes
de diseños atrapantes
¡yo que vos no me lo pierdo!


Taca Taca, Cosas de Gurisada
Otoño - Invierno, nueva temporada.

Argentino